VOLVER
|Personalidades

El inventor del mando a distancia

Robert Adler nacio en Viena (Austria) el 4 de diciembre de 1913, y tras conseguir un doctorado en física de la Universidad de Viena, Adler emigró a Estados Unidos en 1941, año en el que comenzó a trabajar para Zenith.

Durante la segunda guerra mundial (1940-44), se especializó en el avance de equipos de comunicación militar, y ayudó después a desarrollar los amplificadores para señales de alta frecuencia que utilizan los radioastrónomos y la Fuerza Aérea de EEUU para la detección de misiles de largo alcance.

Robert Adler, murió en Boise, Idaho (EEUU), a los 93 años, debido a un paro cardíaco.

Adler se basó en otra idea que también propuso en 1955 y que hacía uso de células fotográficas y que también inició la utilización de ultrasonidos para hacer que el mando a distancia fuese más eficiente en 1956.

De su conocimiento surgió en 1956 un mando a distancia muy distinto al de hoy. Aunque su trabajo fue reconocido toda su vida, recibió un Emmy en 1997 junto a Polley, el considerado como co-inventor.

Él se encontraba dentro de los científicos de la compañía Zenith que recibió el encargo de encontrar una nueva forma para que los telespectadores pudieran cambiar de canal sin levantarse y sin cables. Inicialmente recibió el nombre de Space Command (mando espacial) y, al contrario de los mandos que se comercializan ahora, no necesitaba pilas.

Al apretar un botón, unos martillos diminutos golpeaban unos tubos de aluminio dando lugar a una serie de sonidos que activaban una especie de recibidores en la televisión cuya consecuencia última era que ésta se apagase, cambiase de canal o modificase su volumen.

En su momento supuso toda una revolución pero no estaba al alcance de todos los bolsillos. De hecho, supuso un coste añadido de un 33% a los televisores.

Dijo que no sentía remordimiento alguno por haber permitido el auge de una 'generación de vagos'. Afirmó que veía "razonable controlar la TV desde el sillón".

Robert Adler